Higiene del recién nacido y sus cuidados

Higiene del recién nacido y sus cuidados

Higiene del recién nacido y sus cuidados

Los bebés recién nacidos requieren de cuidados especiales hasta en lo más sencillo, pero sobre todo al momento de su higiene.

Es que son pequeños, frágiles y muy delicados, y es totalmente normal que al comienzo se haga difícil realizar tareas como cortarle las uñas o darle un baño.

Por ejemplo, ¿has pensado cómo hacer correctamente una limpieza de su cordón umbilical? Pues bien, para realizar esta tarea debes tener a mano alcohol de 70 grados y gasa a mano, y debes envolver el cordón en gasa mojada previamente con alcohol. Con este proceso se busca secar el cordón que tiene el bebé, el que suele caerse a las 2 semanas de vida.

¡Nunca lo tires o lo fuerces! Con un correcto cuidado, te asegurarás de que se seque correctamente y que la piel de tu pequeño sane de forma segura.

También debes evitar que esta zona se moje accidentalmente, pues podría crear humedad y justamente lo que se busca es lo contrario.

En cuento a la limpieza de su cuerpo, cuando son recién nacidos es preferible asearlos por parte. Por ejemplo, su zona genital debe ser lavada al menos una vez al día si no es necesario más, procurando siempre limpiar bien entre sus pliegues y secar correctamente. Y si se trata de una niña, siempre límpiala desde su vagina en dirección a su espalda, así evitarás posibles infecciones urinarias.

Su cabello y extremidades, puedes lavarlas cada 3 días sin problema, siempre de forma suave y preferiblemente con productos pensados en la piel de tu bebé.

Seguro también has notado lo pequeñas que son las uñas de un bebé, lo que puede representar todo un desafío de concentración para cortarlas correctamente.

Comienza a cortar las uñas de tu pequeño a las 3 semanas de vida, y procura tener un cortaúñas de bebé y limas, ¡te facilitarán mucho la misión! Lo ideal es que les des una forma redondeada y que suavices los bordes con una pequeña lima para evitar que se haga cortes accidentales.

¡Y no te olvides de la temperatura del agua! Lo ideal es que, al bañar a tu bebé, el agua tenga una temperatura de 36 grados, es decir, lo más parecida a su temperatura corporal normal. Una buena idea es tener siempre un termómetro infantil para bañeras, ¡incluso algunas incluyen el medidor de temperatura!

¡Cuidamos lo que más amas!



^
© Baby infanti Chile 2020. Todos los derechos reservados.